Categorías

Los más vendidos

Ofertas

Estas son las partes de un cogollo de marihuana

Publicado por     15/10/2021 10:09:32     Noticias cannábicas    0Comentarios
Estas son las partes de un cogollo de marihuana

Ya sea para cultivar cannabis o por pura curiosidad, es importante saber y tener en cuenta la anatomía de la marihuana y la función de todas sus partes.

El cogollo es la parte principal del cannabis, la que más nos interesa, es decir, la flor de la marihuana. Y es precisamente esta parte la que consumimos y contiene distintos tipos de cannabinoides, como el THC o el CBD, que pueden tener efectos más activos o más relajantes.

Así que, si quieres ser un experto de la marihuana y sus cogollos, la información es poder. Por eso hoy te vamos a dar toda la que necesites en el post definitivo sobre el cogollo de marihuana.

Plantas masculinas, femeninas y hermafroditas

El cannabis es una planta dioica, esto quiere decir que la podemos encontrar en forma masculina o femenina.

Para uso terapéutico o recreativo, se suelen usar plantas femeninas. Estas plantas producen flores grandes que segregan resina con cogollos redondos o puntiagudos, y cogollos más pequeños cuando se encuentran en la base de las hojas.

Por otro lado, las plantas masculinas son usadas para experimentar con el mestizaje y creación de nuevas cepas, ya que éstas sirven para polinizar a las plantas femeninas. Sin embargo, si las plantas masculinas polinizan a las femeninas, éstas dejarán de producir los cogollos grandes y asombrosos que quieren los cultivadores

La estructura de los cogollos de marihuana

Vamos a centrarnos en las plantas femeninas, ya que son el tipo de planta que más interesa a los consumidores y cultivadores de cannabis:

Cola

Empezando por arriba, se trata del principio de la planta, y cuenta con forma de punta en cada ramificación, acumulando la mayor parte de las flores. Esto se debe a que cuenta con una mayor envergadura y es la parte que más luz recibe de la planta. Suele haber varias colas en una planta, pero la principal suele ser la más grande de las que aparecen, y la que mayores cogollos produce.

Pistilos y estigmas

Los pistilos son esos pelitos que vemos crecer alrededor de las flores. Atraen al polen y lo transmiten a las brácteas a través del tubo polínico. Son un buen indicador para saber la madurez de nuestra planta, ya que a medida que va madurando, éstos se van marchitando.

Cuando empiezan a aparecer, los estigmas son blancos y rectos y a medida que avanza el proceso de maduración, se van doblando y cambian de color, pasando a ser amarillos, luego naranjas y finalmente marrones (como si fuera un semáforo para nuestra planta, de hecho, dependiendo de la genética de nuestra planta hay variedades con pistilos rojos e incluso rosas).

Tricomas

Se trata de unas glándulas donde se concentran la mayor cantidad de cannabinoides, flavonoides y terpenos. Se conocen normalmente como la resina de los cogollos, cuya principal función es la de proteger las semillas de cualquier agente externo, y es la responsable del olor tan característico de la marihuana.

Los podemos reconocer ya que se pueden ver a simple vista como una especie de polvo o pelos blancos y que bajo una lupa o un microscopio tienen la apariencia de diminutos tallos que terminan en bola. Podemos ver su evolución según la etapa de maduración de nuestra planta: al principio son pequeños y claros, luego crecen y se vuelven traslúcidos, y finalmente adoptan un color ámbar.

Dependiendo del momento en el que nos encontremos, la planta estará lista para cosechar o no. Es más, si cortamos una planta cuando los tricomas son transparentes, será perjudicial ya que aún no se habrán generado todos los cannabinoides y los cogollos tendrán menos efecto.

Por el contrario, si esperamos a que los tricomas tengan ese color ámbar, la producción de terpenos y de aceites esenciales alcanzarán su máximo potencial.

No podemos dejar de insistir en que el momento de la cosecha es muy importante, sobre todo para el sabor y el olor final de lo que recolectemos.

Cáliz/bráctea

Se trata de la parte protectora de las flores y también la parte fecundadora, en el caso de que la polinice una planta masculina. Se distingue muy fácilmente, sobre todo cuando los cogollos están desarrollados, ya que tiene forma de lágrima y son más fácilmente perceptibles para los polinizadores (de hecho, pueden llegar a ser tan coloridos como los pétalos de una flor). Si el cáliz es fecundado, se convertirá en ovario, cuya única función será gestar la semilla, por lo que debemos de tener cuidado para no desperdiciar el potencial de nuestra planta.

Si esto sucede, se producirá una agrupación muy compacta de pequeños cálices, lo que endurecerá a los cogollos. En otras ocasiones, los cálices pueden ser más grandes, pero con una agrupación menos compacta, todo depende la variedad genética.

Para los consumidores, el cáliz es muy apreciado ya que es rico en tricomas (resina), THC y otros cannabinoides.

Hojas de azúcar

A pesar de su alto contenido en resina, no son muy apreciadas para el consumo, ya que son muy pegajosas. Suelen aparecer en los cogollos y en las colas y se llaman así porque están recubiertas con una densa capa de tricomas, con un aspecto blanquecino (como si fuese azúcar).

Suelen tener una importante carga de clorofila, de modo que su sabor puede ser irritante y desagradable. Por todo esto, se suelen cortar cuando se realiza la manicura de las plantas, pero son un buen material para realizar extracciones o distintos tipos de hachís.

Una mención especial: los cogollos masculinos

Las flores que producen las plantas masculinas son muy diferentes a las femeninas.

En vez de generar cogollos durante su floración, formará unos racimos con unas pequeñas bolitas que a medida que vayan madurando soltarán polen, fecundando a las plantas femeninas si se encuentran cerca, produciendo semillas dentro de sus cogollos, eliminando el componente de consumo de nuestra cosecha, ya que crearemos más semillas que cogollos.

Las plantas masculinas no producen casi cannabinoides. Esto se debe a que no producen esa resina de tricomas tan preciada donde se encuentra el THC.

Sin embargo, queríamos ofrecer una perspectiva diferente de estos cogollos, ya que tienen otros usos muy interesantes que la mayoría de gente no conoce:

  •         Experimentación con cruces de distintas variedades
  •         Fabricar aceites de cannabis
  •         Crear mantequilla cannábica
  •         Usarlos para hacer infusiones
  •         Hacer cremas relajantes
  •         Preparados de tinta de marihuana

Distintas variedades, distintos cogollos

En la variedad está el gusto… Y también cómo son los cogollos de nuestras plantas.

Hay diferentes tipos de marihuana, pero normalmente se divide en dos categorías: índica y sativa. Esta información es esencial para cualquier fan cannábico. Dependiendo de la variedad nos encontramos distintos patrones de crecimiento, aspecto y diferentes efectos de ambas variedades.

Y por supuesto, diferentes cogollos y características de las partes que hemos visto hasta ahora. Veamos qué diferencias hay:

Índica

La planta índica es pequeña y baja, perfecta para pequeños cultivos. Tienen un efecto más físico y son las cepas más comunes de marihuana.

Sus cogollos están destinados para usos medicinales, ya que generalmente cuentan con un porcentaje de CBD mayor que de THC. Esto provoca que sus efectos sean mucho más relajantes y sedantes, aliviando dolores y ayudando en trastornos, como puede ser el insomnio.

Sativa

En comparación con la índica, es una planta mucho más alta y delgada, luciendo como pequeños árboles. Se tratan de cepas mucho menos comunes que las índicas, pudiendo encontrar sobre todo cepas híbridas, resultado de cruzar variedades índicas con sativas.

Sin embargo, las plantas sativas son mucho más preciadas por su alta concentración en THC, que ofrece un efecto muy potente y mucho más energético y duradero que las índicas.

¿El color importa?

Normalmente los cogollos de marihuana siempre se han asociado al color verde de la marihuana, pero también es muy común encontrar plantas llenos de cogollos con colores llamativos: azul, morado, rojo…

Esto se debe a la antocianina, una sustancia que puede aparecer principalmente debido a los niveles de pH neutros en el suelo, generando colores morados, mientras que los suelos con niveles de pH alcalinos favorecen la aparición de tonalidades azuladas.

Sin embargo, este componente no tiene que ver con una experiencia más placentera o estimulante, simplemente es un cambio estético.

Pero si quieres alucinar con una variedad con colores espectaculares, aquí te dejamos algunos ejemplos cogollos de diferentes colores para que puedas alucines con sus colores. Si quieres unos así tú también, puedes comprar semillas purple o semillas blue, ¡serás la envidia de la huerta!:

Esperamos haberte iluminado en el camino hacia la sabiduría suprema de los cogollos, sus variedades y sus usos. Ya estás más cerca de ser todo un experto!

Share This Post :

Deja una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Sitio web: (URL del sitio conhttp://)
* Comentario:
Escribe el código