Categorías

Los más vendidos

Novedades

Ofertas

Guía de cultivo de marihuana para novatos (Actualizada 2021)

Publicado por     20/12/2021 16:04:49     Noticias cannábicas    0Comentarios
Guía de cultivo de marihuana para novatos (Actualizada 2021)

La marihuana o cannabis, es una planta que tiene un ciclo de vida natural muy definido en consonancia con las estaciones del año:

  • Primavera -> Germina
  • Verano -> Florece
  • Otoño -> Se seca

La mejor manera de cultivar marihuana y obtener una planta sana es conociendo sus necesidades. Una vez que la planta tenga sus necesidades cubiertas, brotará de forma espectacular.

Primeros pasos

Cuando pensamos en cultivar marihuana nos surgen muchas preguntas: ¿semillas?, ¿macetas?, ¿sustratos?

Vamos por partes:

Elección de semilla

Lo primero, y antes de iniciar el cultivo de la planta de marihuana, es decidir la semilla que deseamos cultivar. Hay variedades más indicadas para su cultivo en el interior, para exterior.

Si deseas cultivar una planta en interior, deberás tener en cuenta las que mejor responden a las luces artificiales y la duración del proceso de floración de la planta.

Puedes informarte sobre las diferentes tipologías de semillas de marihuana, y escoger la más indicada para tu cultivo, ya sea en interior o exterior.

Algunas de las semillas más resistentes y fáciles para cultivar por los principiantes son las siguientes:

Shaman

Skunk XL

Somago XL

Puedes consultar nuestra lista de las 10 variedades de marihuana más resistentes, por si tienes curiosidad. Te invitamos a que eches un vistazo y así saber un poco más sobre las variedades que más resisten.

Elección de maceta

Una vez que ya sabemos la semilla de la planta de marihuana que deseamos cultivar, toca elegir la maceta en la que queremos cultivar la semilla de marihuana.

La primera elección es decidir si cultivaremos la planta de marihuana en interior o exterior. Es importante entender que, conforme la planta vaya creciendo, deberemos trasplantarla a una maceta más grande, por eso hay que prever si disponemos del espacio suficiente para ello. No es lo mismo mover una maceta de 3 litros llena de tierra, que una de 50 litros.

Te recomendamos que elijas macetas con el fondo perforado, porque si nos pasamos regando la planta, se eliminará el agua sobrante. Así evitamos muertes innecesarias, típicas de los primer cultivos.

Elección de sustrato

El sustrato es una parte importante en el cultivo de plantas de marihuana, ya que es donde la planta va a crecer y sustentarse. El sustrato de la planta llega a representar la principal fuente para que obtengan elementos orgánicos y minerales. Por ello, te recomendamos que no escatimes en la calidad del sustrato, ya que de ello dependerá el desarrollo y la calidad de vida de la planta.

Existen varios tipos de sustratos para cultivar plantas de marihuana, aunque la tierra es el sustrato más recomendado por su minimizar los daños en la planta en el caso que nos equivoquemos al regar o echar fertilizantes. Tenemos que tener en cuenta que la tierra que elijamos no sea arcillosa, ya que las plantas de marihuana no toleran demasiado que la tierra sea muy compacta. La arcilla al regarse tiende a apelmazarse, lo que podría dañar las raíces. Se recomiendan tierras aireadas y esponjosas.

Otros sustratos que se utilizan son fibra de coco, arlita o lana de roca.

Cultivo fácil de la marihuana

Una vez que ya hemos tomado las primeras decisiones importantes, vamos a aprender un poco sobre el ciclo de vida de la planta de marihuana.

Germinación

El proceso de la germinación es el punto de arranque de nuestra planta de marihuana. Para germinar, la planta de marihuana necesita de 5 cosas básicas:

  • Agua: Recomendamos que utilices agua desmineralizada o destilada. Podrías utilizar agua del grifo, aunque deberías instalar un filtro de ósmosis. Controlar el PH será indispensable.
  • Humedad: Para poder cultivar una planta de marihuana, necesitamos poder ofrecer un espacio con un alto grado de humedad (aproximadamente un 90% de humedad).
  • Aire: La planta de marihuana necesita un flujo continuo de aire reciclado, con un contenido normal de CO2.
  • Luz: En la etapa de germinación lo que necesita la semilla es oscuridad. Más tarde, cada variedad tiene distintos periodos de luz y oscuridad, así que tendrás que estar atento.
  • Calor: Para conseguir que la semilla germine, necesitamos proporcionarle un ambiente cálido, aunque no en exceso. La temperatura deberá rondar entre los 20 y los 24 grados.
Para germinar la semilla lo más utilizado es la técnica tupper: Papel húmedo, como base y tapa, con las semillas en el interior. Cerrar y ubicarlo en lugar oscuro y cálido, supervisando que el papel no se seque. Si seguimos las indicaciones anteriores, la semilla germina rápidamente. Una vez que la semilla mida unos 3mm, habrá alcanzado el tamaño listo para plantar.

Etapa de crecimiento

Una vez que la semilla ha germinado, debemos preparar la maceta o jardinera donde vamos a iniciar el cultivo de la planta de marihuana. Después procederemos a plantar la semilla germinada en el sustrato que hayamos elegido.

La planta comenzará a desarrollarse en el sustrato y, poco a poco, veremos como adquiere una estructura robusta y desarrolla las hojas. Al principio no será necesario abonar, pero pasadas unas semanas necesitarás abonar la tierra con un fertilizante rico en nitrógeno.

La planta irá creciendo hasta que ocupe toda la maceta: ese es el momento de trasplantarla. No es recomendable utilizar una maceta excesivamente grande, ya que necesitamos que las raíces sean fuertes y absorban todos los nutrientes.

Si observamos que la planta deja de crecer, es que ya llegado el momento de trasladarla a un recipiente mayor. Es recomendable que el tamaño de la nueva maceta sea el doble que la actual.

En esta etapa de crecimiento la planta se va desarrollando y enraizando. Esta etapa es muy importante ya que la planta se prepara para el florecimiento. Si estamos cultivando una planta de marihuana en interior esta etapa suele durar entre 20 y 25 días.

Durante el crecimiento, la planta precisa de unas 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad. Es muy importante que durante las horas de oscuridad no molestemos a la planta, cualquier pequeña alteración puede hacer que la planta se estrese.

Durante la fase de crecimiento, es recomendable utilizar abonos de crecimiento a base de nitrógeno y enraizantes, para que la planta absorba bien y forme un sistema radicular fuerte.

Etapa de floración

Durante esta etapa, la planta comienza a dar frutos y suele durar entre dos y tres meses. Hay que saber si las semillas que hemos elegido son feminizadas o no. Lo recomendable es que elijamos semillas feminizadas para nuestra comodidad. Si las semillas no son feminizadas, deberemos identificar y eliminar las flores macho, para evitar obtener sólo semillas y no dispondremos de marihuana de calidad.

En este momento empezaremos a utilizar abonos base de floración, que suele contener fósforo y potasio. Hay que usar el abono durante un mes, más o menos, de forma discontinua, para que la planta se sobre-fertilice.

Las flores se van formando una sobre otra, creando una larga cola blanca, y en ese momento pasamos a la fase de engorde de flores.

Engorde de cogollos

Durante la fase de engorde, la planta crece mucho, haciéndose más grande, visible y gruesa. La función de este crecimiento desproporcionado es obtener la mayor cantidad de polen.

En la fase de engorde, debemos utilizar abonos con mucho fósforo y potasio. Podemos elegir entre dos tipos de abonos: químicos u orgánicos.

En el caso de utilizar abono orgánico, el guano de murciélago es el más utilizado, por su facilidad de uso y efectividad.

Si utilizásemos abono químico, a parte del abono, se recomienda añadir azúcares para que la planta no quede hueca.

En estos momentos ya se debe reducir la cantidad de luz que recibe la planta, pasando a un 50/50, es decir, 12 horas de luz/12 horas de oscuridad. También es importante mantener un entorno de humedad elevado y unos 23º grados de temperatura.

Sabremos que hemos llegado al final de la fase de floración cuando los pistilos cambien a un color marrón o naranja.

Maduración

En la fase de maduración las plantas dejan de crecer y las flores empiezan a envejecer. Durante la fase de engorde, los nuevos pistilos de los cogollos son blancos y cuando envejecen se tornan de color marrón o naranjas.

Esta etapa dura unas dos semanas y durante esta etapa deberemos regar la planta sólo con agua, sin fertilizantes ni productos adicionales. De esta manera, la planta absorberá los nutrientes que quedan en el sustrato y eliminará todos los nutrientes indeseados.

Cosecha

Llega el momento de podar y cortar los cogollos de la planta. En este momento procedemos al manicurado, que consiste en cortar las hojas de alrededor de los cogollos. Debemos dejar secar los cogollos en un lugar seco y oscuro, durante unos 10 o 15 días, aunque puede durar más tiempo si lo prefieres.

El secado de los cogollos se realiza metiéndolos en cajas o bolsas de papel, vigilándolos diariamente, reduciendo la manipulación salvo que tengas que girarlos para que se sequen adecuadamente.

Y así concluye nuestra guía de cultivo de marihuana para novatos. Deseamos que te sirva para iniciarte en el gran mundo del cultivo de plantas de marihuana, y ya sabes que si tienes cualquier duda, puedes consultarnos cualquier cosa al equipo de Semillas de Marihuana Online.

Share This Post :

Deja una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Sitio web: (URL del sitio conhttp://)
* Comentario:
Escribe el código